Home
De izq. a der.: Kika Levi (asist. de cámara), Eduardo Migliónico (actor), Matías Félix (Utilero), Gabriel De Carlo Banchieri (maquinista), Rafael Álvarez (asist. de sonido), Angelo Bonavota (asist. de prod., apenas se ve), Diego Ferrando (asist. de dirección, tapa a Angelo), Daniel Machado (gaffer, en la vereda, sacando fotos), Gwenn Joyaux (continuista), Pedro Barcia (jefe de producción, de espaldas), Diego Cabrera (eléctrico)

De izq. a der.: Kika Levi (asist. de cámara), Eduardo Migliónico (actor), Matías Félix (utilero), Gabriel De Carlo (grip), Rafael Álvarez (asist. de sonido), Angelo Bonavota (asist. de prod., apenas se ve), Diego Ferrando (asist. de dirección, tapa a Angelo), Daniel Machado (gaffer, en la vereda, sacando fotos), Gwenn Joyaux (continuista), Pedro Barcia (jefe de producción, de espaldas), Diego Cabrera (eléctrico). Foto: Nico Soto

Eran las ocho de la mañana del domingo y el barrio estaba más que tranquilo. Varios estábamos desayunando de pie, en la vereda, alrededor de una mesita donde estaban los termos con café, agua, jarras con leche y canastitas con bizcochos. En la vereda de enfrente, los eléctricos iban avanzando con las luces. Un inspector de tránsito llegó en su moto y, con cara de pedir indicaciones, dijo: “Este es mi primer día en un rodaje. No sé muy bien qué tengo que hacer”. “Bajate y vení a tomar un café con nosotros” le dijo Mirtha. Y él obedeció. Tal vez fue mi imaginación pero vi en el semblante sonriente del inspector, mientras iba por su vasito térmico, cierta expectativa ante una actividad desconocida e interesante. Pensé que mientras para él era su primer día de rodaje de Rambleras, para nosotros era último. Y se me ocurrió algo que hizo que me sonriera por lo ridículo. Me dieron ganas de que el inspector disfrutara de su primer día de rodaje tanto como yo estaba disfrutando del último.  A la hora de elegir, seguramente a este hombre se le ocurrirían mejores cosas que hacer que estar un domingo a las ocho de la mañana cortando algún que otro 137 Paso de la Arena en Durazno y Paraguay. De todas maneras me gustó darme cuenta que estaba proyectando en otros lo bien que me sentía.
Empezamos la jornada con planos pendientes de la secuencia que habíamos filmado el día anterior. No sé si por una necesidad de cubrirme causada por inseguridad o por un empuje de creatividad, se me empezaron a ocurrir variaciones sobre los mismos planos. Y si bien trabajábamos parecía que no avanzábamos mucho. Para ser sincera, no quería que se acabara el día.
No había terminado de subir la escalera que da al patio del local que alquilamos para ir a almorzar, cuando vi que en las mesas, sobre las que ya estaban dispuestos los vasos y cubiertos, por primera vez había refrescos. Y aquella imagen me catapultó a mi infancia. No sé si era porque los refrescos estaban fuera del presupuesto familiar o eran en sí caros, o porque no se consideraban muy saludables, pero quedaban exclusivamente reservados para el almuerzo del domingo. En realidad, se trataba de un solo vasito de Coca que había que saber administrar a lo largo de todo el plato de pasta. Si acaso podría haber otro para el postre. De todos modos la escasez no le hacía mella al clima de celebración que sentía era la base de almorzar juntos en familia; el mismo clima que estaba sintiendo en ese momento.
Durante la sobremesa, nos entretuvimos con Nelson y con Yvonne hablando de aspectos de la postproducción, etapa que se viene y que va a demandar tanto tiempo y energía como las anteriores, y fuimos los últimos en salir. Cuando llegamos a la locación nos sorprendimos al ver a buena parte del equipo jugando un picadito de fútbol bajo un cielo muy luminoso. Las ganas de divertirse estaban en el aire.
Y casi sobre las tres de la tarde volvimos a entrar para rodar los planos que faltaban, que por suerte no eran muy demandantes en actuación ni en fotografía. Tanto Fernando como Maca me habían insistido varias veces en que yo tenía que filmar un plano, que todo director tiene que rodar por lo menos un plano; hecho que por inseguridad venía postergando consecuentemente. Hasta que una vez hecho el penúltimo plano, junté valor y dije: “este plano lo filmo yo”. Le avisé a Vicky que iba a ser su última actuación en la película y apoyé mi ojo izquierdo en el visor. Entonces con un nudo en la garganta, vi por cámara cómo Patricia limpiaba el borde de una estantería metálica mientras seguramente pensaba si Gustavo la llamaría pronto o no. Al grito de “¡Corte!”: salva de aplausos, lágrimas, abrazos, James Brown sonando a todo lo que da en un equipo salido de no sé donde, destapada de botellas, brindis, más abrazos, agradecimientos, fotos, baile improvisado en la vereda. Mucha emoción.
”Pensar que esto empezó hablando de budismo y tomando mate en una tacita” me dijo Diego, al abrazarnos, refiriéndose al primer día que nos juntamos en casa a hablar del rodaje, cuando apenas nos conocíamos, día que ayer parecía tan pero tan lejano.
Ya pasada la euforia inicial seguíamos en la vereda, algunos tirando pasos de baile, otros organizando una zapada en una sala a alquilar, otros pensando en algún boliche cercano adonde ir por unas muzzarellas. Pero por más planes que hubiera en la vuelta, era evidente que no había tantas ganas de irse. En una de esas, Paula me preguntó: “¿Qué se siente?”. Por no tener respuesta, le contesté apenas con un gesto de hombros y un dubitativo “No sé”.
Fue recién hoy de mañana, cuando me desperté, que las palabras vinieron a mi cabeza: gratitud, alegría y serenidad. Eso era lo que sentía ayer y sigo sintiendo hoy; algo que se asemeja mucho a lo que supongo sea la paz.

De izq. a der.: Angelo Bonavota (asist. de producción), Gwenn Joyaux (continuista), Diego Ferrando (asist. de dirección), Fernanda (asist. de producción), Nacho Goyén (sonidista), Claudia González (maquilladora), Fernando Teixeira (eléctrico)

De izq. a der.: Angelo Bonavota (asist. de producción), Gwenn Joyaux (continuista), Diego Ferrando (asist. de dirección), Fernanda Muniz (asist. de producción), Nacho Goyén (sonidista), Claudia González (maquilladora), Fernando Teixeira (eléctrico). Foto: Nico Soto

Anuncios

10 pensamientos en “Fin de rodaje: DIA 30

  1. GRATITUD, ALEGRÍA Y SERENIDAD: Paz
    algo que me has sabido contagiar con Rambleras…
    Aplauso, medalla y beso por esta etapa de rodaje cumplida
    Brillo, calma y sabiduría para las etapas que siguen.
    beso enorme.

    • Gracias Naty! Ahora a tomar un pequeño descanso para retomar con renovadas energías la etapa siguiente. Ojalá me acompañen todo eso que me deseás! Beso grande!

    • Hola Lilyan! Gracias por tu comentario. Cómo sigue esto? Bueno, ahora deberíamos entrar en la etapa de postproducción (que puede ser tomado como sinónimo de edición, montaje, compaginación), o sea todo el armado de la película. Y todavía nos faltan algunas definiciones sobre cómo abordarla, y para variar un poco de plata. Pero ahí vamos! Te mando un abrazo grande! Dani

  2. Dani la verdad que hemos estado aunque lejos en contacto permanente contigo con este diario que nos has dado para que sepamos como estas FELICITACIONES Es emocionante leer esto de la PAZ que sentis

    • Gracias Adri! Es verdad, hemos estado lejos pero te he sentido cerca. Espero que nos encontremos pronto en un abrazo! Si no surge ningún inconveniente, será el miércoles. Besos y abrazos!

  3. Dani querida,

    Parabéns pela etapa cumprida!
    Parabéns também, e obrigada, pelos seus textos. Tenho acompanhado suas emoções durante a filmagem através deste blog, sempre tão íntimo… aqui pude compartilhar sua alegria, ansiedade às vezes, apreensão… sentimentos tão frequentes pra mim que também busco realizar meu filme.
    Sua forma de escrever acende em mim um respeito, uma alegria e uma paixão por essa ferramenta de criar mundos que é o cinema.
    Quero ter a sorte de um dia trabalhar com você!

    um beijo grande, boa sorte na pós-produção!
    continue escrevendo!

    • Miuto obrigada Mel pelas lindas palavras! Você me fiz lembrar da responsabilidade que temos, nos que trabalhamos nesse méio. Ao criar mundos, a gente convida aos outros a transitar novos paisagens, né?….
      Eu gostaria muito também de que trabalhasemos juntas… em algúm projeto talvez um pouco mais voltado ao dharma… (que eu possa gerar esos méritos! : )
      Continuare escrevendo, sim… (sua mensagem me alenta muito)… e continuamos em contato.
      Beijos, beijos!

  4. Se me había escapado éste! no han sido unos meses muy fáciles para mí, pero bueno no es excusa.
    Feliz final , y ahora a ensamblar todo esto, se me ocurre esta palabra para no nombrar cada cosa…si tuviera menos edad y más tiempo, sin duda que me encantaría estudiar producción, es lo que más me llama…y eso, que dí examen en la EMAD y lo salvé! pero teatro, teatro sí…besos y una vez más felicitaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s